Saltar al contenido
Prodecoracion

22 ideas para decorar con vallas de forja para jardín

ideas para vallas de forja para tu jardín

Poner una valla en tu casa es perfecto para delimitar tu terreno con el de tus vecinos, asi te ahorras varios problemas. Aunque ahora viene uno, ¿qué tipo de valla poner para tu casa? Pues hay varias opciones muy interesantes, ¡y te las vamos a contar todas ahora mismo! ¡Sigue leyendo y ya verás!

Vallas de forja para jardín sencillas con baldas horizontales

Este tipo de vayas estás cansado de verlas en muchas casas. Ideales para delimitar un terreno, ganando privacidad, pero permitiendo ver que es lo que sucede detrás de ella. Fabricada en madera y blanco, queda preciosa ubicada sobre una base de piedra o de ladrillo.

Tiene la ventaja de que tú decides el hueco que quedará entre cada una de las barras, pudiendo conseguir un espacio más o menos privado según tus necesidades. Una idea original para un jardín y cuando no quieres tener al vecino continuamente mirando que es lo que haces.

Barras verticales con curvas

Generalmente, cuando uno piensa en una valla, ¿qué imagen es la primera que le viene a la cabeza? Está claro que la de una valla con postes verticales y que forman una figura curva. Es una interesante idea cuando no quieres gastarte mucho dinero.

Sirven tanto para jardín como para la entrada de una casa. Puede ser una solución bastante simple, sencilla, pero muy clásica. Si te gusta la decoración de las casas rusticas o vintage, es perfecta para ti.

Con forma diagonal

¿Qué la valla va a estar ubicada en el jardín para separar un poco tu terreno del tu vecino? ¡Perfecto, te vendría bien poner un tipo de valla con un diseño horizontal! En color blanco, le dará un toque muy clásico a tu jardín.

Es más, si compras una valla con este diseño, de la altura adecuada, podrías usarlas para poner un jardín vertical. Aprovechando los puntos de unión, puedes colgar tus diferentes plantas. ¿A qué ya te lo estas imaginando lo bien que quedaría?

Hierro con punta de lanza


vallas de forja para tu jardín

Viajemos un poco en el tiempo para hablar de la valla tradicional para jardines: la forjada en hierro con punta de lanza. Muy común en las casas grandes y de personas adineradas.

Visualmente, es fantástica verla rodeando toda tu finca. Además, es un arma que te ayudará a evitar que entren ladrones en tu casa, porque si se atreven, tendrán que vérselas con las puntas de lanza de la parte superior. Aunque no dé tanta privacidad como las anteriores, ¡estéticamente es la mejor!

Hierro forjado con curvas

De todas las vallas de forja para jardín, la de hierro forjado con curvas es una de las más populares. Su curva en sentido horizontal por toda la estructura ayuda a aportar un poco de carácter al recinto de tu finca.

Es cierto que no es tan segura como la anterior, pero poniéndola de la altura adecuada, se acabaron los temores de que pueda entrar algún ladrón a tu casa. Y para la entrada, hay puertas de hierro forjado con curvas muy bonitas.

Hierro con piedra

¡Damos un salto al pasado para recomendarte una valla de hierro con piedra! Puedes poner una base de piedra, con piedras de gran tamaño, formando diferentes pilares. Uniendo esos pilares, una bonita valla de hierro forjado.

Puede ser con punta de lanza, de flecha o con forma curva. A tu gusto personal. Puede ser una opción un poco más cara que todas las anteriores. No obstante, si hablamos de estética, es la que más impresionará a las visitas.

Muro de piedra con valla

¿Qué lo que quieres es ganar total privacidad para cuando estés en el jardín de tu casa fuera de la vista de curiosos? Muy bien, en ese caso construye un muro de piedra que rodeé toda la finca. Sobre el muro, una preciosa valla de hierro, con punta de lanza. ¡Verás que espectacular queda!

Valla de hierro con cenefa

¿Eres de a los que les gusta que las cosas tengan un montón de detalles? ¡Te van a encantar las vallas de hierro con cenefas! Que la valla se componga solo de barras que suben es aburrido, ¿verdad?

Pues en la parte inferior, o la superior, puedes encargar una valla de forja de jardín con cenefa. Tendrá un diseño vistoso, impactante y, en la entrada de tu casa, podrás combinarla con una puerta impresionante.

Hierro forjado con puntas de flecha

¿Crees que las puntas de lanza pueden ser demasiado peligrosas para tu familia? Hay otra opción un poco más segura, pero no por ello menos letal para los que se atrevan a entrar en tus dominios.

Una valla de hierro forjado con puntas de flecha. Estas suelen ser bastante altas, y si las combinases con una cenefa, sería muy vistosa. En lugar de que sea totalmente recta, podrías intentar que tuviera algo de curvatura, para darle dinamismo a la estética del exterior de la casa.

Metálica moderna


22 ideas para vallas de forja para tu jardín

En lugar de comprar una valla de hierro, ¿por qué no una de otro material metálica que te saldrá más barata y que le dará un toque moderno a tu jardín y la entrada de tu casa?

Sencillas, elegantes y con mucha clase, dejando el suficiente espacio entre cada balda de la valla para darte privacidad, pero al mismo tiempo permitiendo verse lo que se hace en el interior de la casa. Es un modelo de valla perfecta para chalets.

Más curvas para más dinamismo

Y si en lugar de conformarte solo con darle un poco de curvatura a la valla, ¿está estuviera totalmente compuesta por curvas? El hierro forjado es muy material muy fácil de trabajar. Por ello, es perfecto para crear una valla repleta de curvas.

Es un diseño llamativo, que, combinado con pequeño muro de piedra o de ladrillo, quedará precioso en tu jardín y la entrada de tu casa. O, si tienes animales que quieras que tengan su terrenito, te podría venir bien para tener un pequeño corralito.

Alambre

No va a quedar tan bonito como lo que te hemos dicho anteriormente, pero es una solución barata, y efectiva, si tienes animales en casa y no quieres que se te escapen al terreno del vecino. Además, es una opción barata y que tú mismo puedes poner.

Valla de malla

Otra solución bastante económica, y la más común en las urbanizaciones. Combinada con un muro de piedra, puede servirte para darle un pequeño toque de “urbano” al entorno de tu vivienda.

Además, podrías hacer lo mismo que hacen en varias urbanizaciones de poner plantas por toda la valla. De este modo ganarás un montón de privacidad, al mismo tiempo que añades un poco de verdor en la decoración de tu hogar.

Paneles

¿Quieres ganar mucha más privacidad y que tu vecino no vea lo que estás haciendo ni mirando desde el piso de arriba? La solución es sencilla: poner unos paneles. No te creas que parecerá que “enclaustras” tu jardín.

Basta con elegir bien el panel. Este puede estar fabricado en madera, con una malla tejida con elementos naturales. De ese modo, no solo te dará privacidad, sino que además permitirá el paso de la luz. Si no tienes un jardín con mucha luz, será tu mejor opción.

Madera con vidrio

¿Te gustaría tener una pequeña terraza en el jardín que parezca un espacio privado más de la casa? Eso es fácil de conseguir: basta con poner un suelo de madera y cerrar el espacio con una preciosa valla de madera con vidrio.

Aunque no haya más que marque la diferencia entre tu jardín y el del vecino, de este modo te sentirás en un espacio que es solo tuyo, en el que nadie puede estar. Disfrutarás mucho tomándote un café en esta valla cada mañana.

Vallas de forja para jardín con muchos detalles

vallas de forja

Si miras por las tiendas, verás que haya vallas con todo lujo de detalles. ¿Recuerdas lo que te hemos comentado antes de que te podrías comprar una valla de hierro con cenefa?

¿Qué te parece si en lugar de tener cenefa solo en un punto lo tiene en dos? Además de ponerle algún detalle, como un círculo forjado en hierro con el dibujo de una flor, o de un animal. Aporta mucho carácter a un jardín, sobre todo en un jardín delantero.

Un poco ovalada

Del mismo modo que puedes intentar que la valla tenga un poco de curva, ¿por qué no hacer que parezca que está un poco ovalada? Es más, parecerá que a la valla le hayan dado un golpe para tener esa forma.

Es una opción muy interesante para terrazas, pero que cada vez se utiliza más en jardines, sobre todo en los que tienen una decoración externa moderna.

Valla de hierro pintada en blanco

En lugar de poner una valla de hierro forjado en negro, o en un tono gris, ¿no has pensado que podrías pintarla de blanco? Aportará a la valla un toque de fragilidad al mismo tiempo de ligereza, a pesar de que el hierro sea un material tan sólido y resistente.

Modelo estándar

No todas las vallas tienen que ser altas y llegarte por encima de la cabeza. Podrías optar por un modelo estándar con barras horizontales que te llegase hasta la altura de la cintura. Te dará algo de privacidad, y marcará el límite de tu propiedad para que no tengas problemas con el vecino.

Una valla de madera

¿Qué te parece poner una valla que sea totalmente de madera? En las casas rústicas, y en las granjas, es un tipo de valla bastante común. Puedes poner tan solo un par de listones, para que haya separación entre cada punto, y que la valla no tenga una altura superior a la de tu cintura.

Formas originales


vayas formas originales

En lugar de que la valla solo tenga un poco de curvatura, ¿por qué no hacer que todas las barras sean de esta forma? Puedes comprar una valla que tenga una figura central con forma circular, y desde esta parezca que las barras que la siguen vayan adquiriendo cada vez más curvatura. Le aportará mucha clase a tu valla.

Valla de madera de estilo rústico

Aunque no estés diseñando tu casa siguiendo las doctrinas de la decoración rustica, ¿no crees que una bonita valla de madera le podría venir bien? El hierro forjado aporta mucha clase y carácter a la decoración del espacio, es cierto, pero nada queda mejor que la madera.

Una valla de madera con las barras verticales, acabadas en forma de punta de fecha, sin muchos más detalles y que parezca que tenga mucho tiempo. Además, no hace falta que sea demasiado alta.

Paneles de madera

Si lo que quieres es ganar mucha privacidad para tu hogar, nada mejor que los paneles de madera. Estos no dejarán que el vecino vea que es lo que estás haciendo, y como son altos, no tendrás que preocuparte de que la mascota o los niños lo salten para pasar a la casa de al lado.

Aunque quedaría mejor con una pared con elementos naturales, la madera es mejor para poder montar un jardín vertical.

Con pared de ladrillo

En lugar de poner una pared de piedra, ¿no has pensado en que podrías poner una de ladrillo? Es cierto que el ladrillo no tiene el mismo carisma que la piedra, pero sí que aporta mucho cuando la fachada de la casa tiene un toque moderno o minimalista.

Podrías combinar una valla de hierro forjado o de metal con el ladrillo, logrando así una valla de bastante altura que evitará que nadie entre en tu terreno.