Saltar al contenido
Prodecoracion

Mesas Comedor/Cocina

Seas una persona que tenga muchos invitados o ninguno, necesitarás un lugar en el que comer, ¿no? Así que una mesa de comedor, o para la cocina, no te vendrá nada mal. Pero, ¿no sabes como elegirla?




Elegir la mesa para el comedor y la cocina

¿Te asaltan las dudas de como elegir la mesa adecuada para tu casa? En realidad son pocos los aspectos a elegir. Solo hay que tener en cuenta el tamaño de la estancia en la que va a estar la mesa y cuántos vais a ser para comer.

Si el espacio es grande, la mesa debe ser de gran tamaño (preferiblemente con una tabla de madera), e incluso puede ser extensible por si alguna vez viene mucha gente a comer a casa. En cambio, si es pequeño, opta por una mesa plegable con forma redonda o cuadrada, que de cuatro pueda convertirse en una mesa para seis u ocho personas.

Para la cocina, en cambio, aunque tengas mucho espacio para una mesa lo aconsejable es poner una plegable. ¿Por qué? Porque así no te robará tanto espacio al estar cerrada, y solo tendrás que abrirla en contadas ocasiones. Además, la superficie que queda te puede servir para trabajar.

¿El mejor material para una mesa de comedor?

Si te paras a ver nuestro catálogo de mesas de comedor, te encontrarás con que hay diferentes tipos de mesas fabricadas con una gran cantidad de materiales. Pero, ¿cuál es el mejor?

En realidad, todos son buenos. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, el acero es menos manejable y, generalmente, las mesas no pueden abrirse. En cambio, la madera es menos pesada, más fácil de moldear y hay más variantes, pero se puede estropear antes.

La mesa de comedor y de cocina que elijas tendrá que encajar con la decoración que hayas elegido para el comedor/salón/cocina. En cuánto al cristal, tiene el mismo problema que el acero: no suele poder abrirse.

Además, poner un cristal sobre la tabla de la mesa puede hacer bonito, pero recuerda que si esta se abre, luego tendrás que quitarlo. Y si es fijo, debe ser un cristal muy duro, para no romperse con un simple golpe.