Saltar al contenido
Prodecoracion

Portainciensos

Con el fin de combatir los malos olores, mucha gente acaba apostando por las velas aromáticas. No obstante, si hay algo que haya calado hondo, y que ademas queda muy bien como objeto decorativo, son los porta inciensos. Al mismo tiempo que inundan la habitación con un olor muy agradable, también cumplen una función estética.







¿Por qué un portainciensos?

Si nunca has tenido portaincienso, entonces es normal que te estés preguntando el motivo que te llevaría a comprar uno cuando hay otras tantas cosas que te pueden servir para combatir los malos olores en la casa.

Una respuesta rápida sería porque es más seguro. El portaincienso no solo está diseñado para poder aumentar el rango al que llegará el incienso que pongas, sino que también es más seguro que unas velas, ya que el incienso encendido está en un recinto cerrado. Según el diseño, es muy difícil de tirar y que las pequeñas brasillas de incienso quemado puedan prenderle fuego a algo.

Un objeto de decoración más

En muchos estilos de decoración, así como culturas, han hecho del portainciensos algo indispensable, sobre todo en la zona asiática. El incienso es un material muy manejable, y con el tiempo se ha conseguido crear inciensos de todo tipo de olores, haciendo muy agradable llegar a casa y sentir ese olor.

Por otro lado, esta la forma de los portainciensos. No pienses en el clásico y aburrido portainciensos, sino en uno con forma de jarrón, como si fuera un portavelas, con forma de candelabro… ¡o incluso un portainciensos fabricado como si fuera una escultura de buda!

Todas estas originales ideas han convertido este objeto en una herramienta de decoración muy importante, que además se puede poner en cualquier estancia de la casa, desde un salón a un dormitorio, la entrada, la cocina o en el cuarto de baño.