Saltar al contenido
Prodecoracion

17 ideas para rocallas en el jardín

rocallas en el jardín

Teniendo un jardín en casa se te abre un completo mundo de posibilidades decorativas. Por ejemplo, podrías poner una rocalla. ¿Que qué es esto? Se trata de una técnica paisajista en el que se intercalan flores y plantas con rocas y piedras. Las habrás visto en muchas ocasiones en las revistas sobre paisajismo.

Una actividad interesante y divertida que podrías hacer tú mismo, sin necesidad de contratar a un experto. De hecho, te vamos a dar una serie de ideas para rocallas en tu jardín. ¡Ya verás que originales!

Un pequeño río con un puente

Comencemos con una idea fuerte y potente para los que tengan un jardín de gran tamaño: crear una zona con una rocalla con un rio y un puente. Si tienes el suficiente espacio, ¿por qué no?

Pon en un lado del jardín un montón de rocas a modo de muro, por el que circule un sistema de tuberías para expulsar agua que sirvan para alimentar a tu jardín. Luego, basta con cavar lo que sería el río, llenándolo con una bonita combinación de piedras de diferentes colores. A cada orilla, una nueva formación de rocas para establecer el borde.

Un precioso puente de piedra y al otro lado de este, una preciosa formación de plantas, con un banco y un par de lámparas para crear un poco de ambiente por la noche. ¡Sería vuestro nidito de amor particular!

Destaca el centro del jardín

No importa el tamaño que tenga el jardín, cualquier lugar es bueno para poner una rocalla, incluyendo el centro de este. Así, la vida diaria puede girar en torno a la rocalla.

Quita la hierba para poner un suelo de gravilla, forma un pequeño muro con piedras de gran tamaño y en su interior pon unas preciosas flores en los bordes, mientras que en la zona central coloca unas plantas de mayor tamaño, para que destaquen. También puedes incluir otros elementos decorativos, como unos jarrones.

En una esquina de tu jardín


ideas para rocallas en el jardín

¿Qué no tienes mucho espacio pero que te gustaría tener una rocalla modesta, pero llamativa? ¿Qué tal aprovechar una de las esquinas del jardín para ponerla? Es bastante fácil.

Si no cuentas con mucho espacio, pon varias piedras grandes formando una barrera, intentando que tenga algo de curvas para darle un toque especial. El interior rellénalo de gravilla y entonces pon ahí las plantas.

Forma un camino hasta una zona especial del jardín

¿Qué tal si crearás una rocalla que formase un camino hasta la zona más especial de tu jardín? Para esto, lo único que hace falta es utilizar gravilla de diferentes colores, unas piedras de tamaño medio y unas plantas llamativas y bonitas.

Puedes poner un jarrón del que caiga la gravilla, para parecer que todas piedras estaban en su interior. Combina gravilla blanca con un tono rojizo y azulado, para hacer diferentes formas, y de este modo que todo junto haga un precioso camino. En el borde, como es habitual, unas piedras de tamaño medio, bastante llamativas, y en el interior las platas, siguiendo el camino que has hecho con la gravilla.

Una preciosa cascada

¿Qué tal hacer una cascada? Cuando se tiene un jardín grande, o de tamaño medio, el que no tenga una cascada es casi un delito. Es de las mejores rocallas por las que puedes apostar. De hecho, es bastante fácil de hacer.

Basta con cubrir una gran parte de la pared de una esquina con rocas, y que estás, por supuesto, cuenten con tuberías para pasar el agua. Cava un pequeño agujero en el suelo, que será donde caiga el agua, pero rellénalo con un poco de tierra. Recubre el borde con piedras. A cada lado de la cascada pon plantas de diversos tamaños, formando una zona independiente para cada una.

Enciende la cascada y déjate maravillar por como cae el agua una y otra vez. Un sistema que te servirá para mantener sanas tus plantas, y que como elemento decorativo es lo mejor que hay.

Una rocalla que sirva como maceta


17 ideas para rocallas en el jardín

¿Existe algún tipo de planta que te guste y que querrías que destacase en tu jardín? ¿Pero no te apetece que esté dentro de un macetero? ¡Por suerte, hay un tipo de rocalla que te puede venir de perlas!

Esta consiste en utilizar piedras de gran tamaño para formar una maceta. Primero de levanta un pequeño montículo de tierra. Sobre la base, de poner la primera hilera de piedras, rodeándola, para que se mantenga bien.

Luego, se aplana la superficie, y se crea una segunda hilera de piedras, dejando un espacio de unos 10-15 cm con la segunda. En el centro del montículo planta esa planta que tanto te gusta y listo, tu maceta de rocalla está lista para usar. Te puede servir para cualquier tipo de planta.

Aprovecha los desniveles

¿Tienes un jardín con desnivel? ¡Estupendo! Eso es perfecto para crear diferentes rocallas combinando rocas, agua y plantas. Puedes hacer un pequeño río con varias cascadas, que lleguen de un lado a otro del jardín. Así, todos los días podrás oír el placentero sonido del agua correr solo con mirar por la ventana.

Una rocalla con zona para sentarse

¿Qué puede haber mejor que comer algo mientras estás disfrutando de la naturaleza? ¿O estar sentado con tus amigos en el exterior disfrutando del aire fresco en tu jardín? ¡Pues haz una rocalla con asientos!

Esto es bastante fácil de conseguir. Basta con hacer la rocalla cerca de una pared. Cubre una parte de la zona con gravilla, dejando algún lado con tierra. Coloca las plantas a tu gusto personal y pon una hilera de piedras de diferentes colores. Frente a estas, unas láminas de madera con un poco de grosor, para que te sirvan de asiento. ¡Y listo! ¡Ya tienes tu rocalla para sentarse!

Un precioso estante

¿Qué tal si en lugar de un río haces todo un estanque en tu jardín? Existen muchos tipos de rocalla que te permiten tener estanques preciosos, y no te creas que te van a robar tanto espacio.

Rocas de diferentes tamaños, una bonita iluminación para el agua por la noche, plantas que precisen de mucha humedad y repartidas por la orilla del estanque, y algunas por su interior. Junto con unos lindos peces a los que alimentar cada día. ¡Y listo!

Si quieres, te puedes hacer un estanque al estilo oriental. Lo único que tendrías que hacer es poner un junco cerca de un pequeño chorro de agua, para que la deje caer y golpee contra una roca, haciendo ese sonido que tanto relaja. Si completas tu rocalla con unos bancos, ¡verás cómo querrás pasar horas y horas frente a ella!

Descuidado, pero perfecto


jardin con rocalla

Si tienes una zona en la que dé mucho el sol, tienes una parte de tu jardín que será perfecto para plantas como los cactus. Y eso significa que puedes hacer una de las rocallas más originales que existen.

Se trata en tirar por la zona diferentes tipos de piedras, para que parezca que haya sido un accidente. Sin embargo, crea un precioso contraste de tonalidades que hará que el espacio haya sido diseñado así adrede. Luego solo tienes que repartir las plantas, como cactus, palmeras enanas o la tan conocida “asiento de suegra”.

Haciendo formas

¿Qué te parecería que la rocalla de tu jardín formase alguna forma conocida? Por ejemplo, puedes combinar gravilla negra con gravilla blanca para formar el símbolo del Ying y el Yang, haciendo que unas flores atraviesen el centro de esta, y recubriendo los bordes con piedras de mayor tamaño.

No solo el Ying y el Yang, usando la gravilla, puedes hacer formas de animales, figuras geométricas o preciosas figuras de estrellas. ¡Con unas preciosas flores va a quedar espectacular!

Formas en las paredes

Se parece bastante a lo anterior, solo que en este caso vamos a aprovechar las paredes. Aunque es algo difícil de hacer, puesto que para esto necesitas de la ayuda de la madre naturaleza.

Si tu muro da a una depresión que termina en tu muro, rompe parte de este y rellena los huecos con piedras de un tono marrón de gran tamaño, y ve haciéndolas más pequeñas según llegas a la parte superior. Luego la base coge piedras del mismo estilo, solo que más claras. Sobre el muro pon un montón de piedras, para que parezca que caen por los huecos. De este modo, parecerá que tienes un árbol en de verdad, aunque solo será una ilusión óptica.

Rocalla con diferentes zonas

¿Tienes un jardín de gran tamaño? ¡Estupendo! Eso significa que puedes tener una rocalla de gran tamaño, lo que significa que podrías crear una con diferentes zonas.

Dibuja en un papel un rectángulo, y divídela por zonas, una para cada planta. Las puedes dividir en cuadrados, por ejemplo. En cada cuadrado, pondrás un tipo de gravilla de un color diferente, en otras no pondrás nada, para que la tierra quede a la vista. Un precioso trabajo manual que hacer por tu cuenta, y al que dedicarle tiempo.

¿O qué tal una rocalla circular? Haz un circulo y rellénalo con varios tipos de gravilla, en diferentes tonos, intentando que haya un poco de curva entre cada zona, para que parezca un vórtice multicolor que llegue al centro, donde estarán las plantas que más te gustan.

Con una zona para descansar natural

rocalla en tu jardin


¿Qué te parecería crear una fabulosa zona natural para reunirte con los amigos en tu jardín aprovechando la rocalla? Es mucho más fácil de lo que parece.

Tendrás que convertir una parte del jardín en una rocalla, con gravilla y plantas de diferentes tamaños. Luego, la zona en la que dé más el sol, y sea la más fresca por la noche, recúbrela con cemento, asegurándote de alisarlo bien. O, pon un suelo de piedra o de una gravilla de un tono diferente de la otra zona del jardín.

Pon varias rocas de gran tamaño, colocadas de tal forma que puedan servir como asiento. Así, cuando tengas invitados, podrás llevarlos a tu jardín para las reuniones. ¡Solo os faltará una mesa plegable y os pasaréis fuera horas y horas!

Una rocalla que use los bordes de la casa

¿Tienes una parcela de gran tamaño con zona verde por los cuatro costados? Pues en lugar de poner una rocalla en la parte posterior y que solo la vayas a ver tú, ¿qué tal ponerla a cada lado de la casa?

Mide unos 20 cm desde la pared de la vivienda y crea una hilera de piedras de tamaño medio, o ladrillo. ¿No quieres? Entonces implemente cava una zanja siguiendo una línea imaginaria, haciendo una forma circular en cada esquina. Pon las plantas que más te guste y recubre toda la tierra con piedras de un tamaño medio, o con gravilla.  Puedes combinar piedras de diferentes colores.

Un camino de piedra

Esto es algo perfecto para la entrada de tu casa, así como para crear un pequeño paseo por tu jardín. Basta con quitar toda la hierba de una pequeña parte del jardín, y poner losas de piedra de gran tamaño. Intentando que haya un poco de distancia entre ellas, y que estas tengan diferentes formas.

A cada lado, pon diversos tipos de flores, muy coloridas y alegres. Si quieres, puedes poner ladrillos a modo de maceta, o un montón de piedras para que sirvan como borde. ¡Quedará precioso!

Una pequeña fuente de rocallas en el jardín


jardin con rocalla

¿Tienes aspersores por el jardín? ¡Estupendo! Podrás aprovechar una rocalla para que parezca que esos aspersores sean una fuente.

“¿Cómo?”, te estarás preguntando. Es bastante fácil: alrededor de los aspersores pon unas piedras gruesas, de un color claro, con una barrera de ladrillo para que no se caigan. Alrededor, la tierra al descubierto con tus flores favoritas. Cuando los aspersores de pongan en marcha parecerá que tienes una bonita fuente en tu jardín.