Saltar al contenido
Prodecoracion

10 ideas para jardines interiores

jardines interiores

¿Qué te gustaría tener un jardín dentro de la casa? ¡Pues claro que es posible! Basta con tener un poco de imaginación para saber aprovechar bien cualquier rinconcito de la casa para introducir un poco de verde en la decoración de tu casa. ¿Qué te parece si te damos algunas ideas?

En medio de alguna sala

¿Tienes un salón grande y te queda un poco de espacio? ¿O la entrada de tu casa es bastante grande? ¿Y no has pensado en que podrías poner en medio de esta un pequeño jardín interior?

En las casas de gran tamaño, especialmente en los pasillos que son cuadrados, es común poner en el centro un pequeño jardín interior. Un poco de gravilla, unas plantas que no precisen de demasiada agua y unas cuantas piedras de gran tamaño para establecer el borde de tu jardín interior.

Construye un jardín interior en el balcón

En los pisos lo más común es montar un pequeño jardín interior en el balcón. Pero, ¿cómo se hace eso? ¡Es más sencillo de lo que parece!

Aprovecha las paredes para poner plantas para tu jardín interior

Para darle un aspecto lo más parecido posible a un jardín, tendrías que aprovechar, primero de todo, las paredes. Puedes poner unas enredaderas, con una superficie de madera, o bien poner un jardín en vertical, colocando baldas o una estantería para unas macetas con plantas y flores.

Reparte plantas de diferentes tamaños por el suelo

Tenga el espacio que tenga tu balcón, puedes convertirlo en un pequeño jardín repartiendo bien las plantas. En cada esquina pon una planta de un tamaño medio, y uniendo estas, una hilera de plantas más pequeñas. De hecho, estas podrían compartir macetas de gran tamaño, para que ahorrarte un poco de dinero en este aspecto.

Alguna planta colgada del techo

¿Y qué tal colgar alguna planta del techo? Podrías colgar un par de macetas con plantas de rama larga, y que no crezcan mucho. Podrías ponerlas justo encima de lo que será la zona de la mesa del balcón. ¡Ya verás que bien te queda todo!

¿Y qué tal un pequeño huerto?


ideas para jardines interiores

Aparte de plantas, ¿no has pensado en que podrías cultivar algunas hortalizas? Pon macetas grandes y largas para poner la plantación, aprovechando las barras de la barandilla del balcón, si son abiertas claro. ¡Te vendrán bien cuando crezcan un poco las plantas!

Algún detalle decorativo

¿Quieres hacer creer a todo el mundo que vaya a tu balcón que parece que de verdad está en un jardín? ¡Pon alguna figurita de un gnomo o cualquier otra figura alegre típica de la decoración de jardines! ¡Verás que bien que queda!

Con el balcón cerrado

¿Qué has cerrado el balcón de tu casa? ¡Estupendo! Entonces puedes crear un precioso jardín interior. Una de las paredes fórrala completamente con tablones de madera, a los que les pondrán colgadores. Ahí puedes poner varias macetas de distintos tipos de plantas.

En la base de estas, pon una superficie de madera con unos pocos huecos. Rellénalos con gravilla y coloca las plantas que más te gusten. ¡Y listo! La solución perfecta para los balcones cerrados y pequeños para tener un jardín interior.

En la cocina

La cocina se puede convertir en otra zona en la que poner tu jardín interior. De hecho, en América suele ser la opción más utilizada.

Puedes comprar una estantería con los diferentes espacios para las plantas, o que tenga forma escalonada que se vaya volviendo más estrecha según se va acercando al final. Asi podrás repartir las plantas por tamaño y peso… ¡la opción perfecta!

Es más, piensa que en este espacio podrías poner plantas que te podrían servir para conseguir condimentos, como el laurel, el tomillo o el romero. ¡Cultiva tus propias especias gracias a un pequeño jardín vertical en la cocina!

Bajo la escalera


jardin interior bajo escalera

¿Tienes un dúplex y no sabes qué hacer con el espacio que hay bajo tu escalera? ¡Pues poner un jardín interior bajo la escalera sería la mejor idea que podrías tener en mucho tiempo!

Hay varias ideas para hacer jardines interiores bajo escaleras, en base al espacio del que dispongas. Por ejemplo, si es un hueco estrecho, y que no te va a dar para mucho, pon unas pocas plantas con unas macetas llamativas. Si quieres darle un pequeño toque de encanto, podrías hacer una pequeña rocalla, con distintos niveles. ¡Quedará de lujo!

Ahora bien, si tienes mucho espacio, ¿por qué no poner toda la zona bajo la escalera con gravilla en diferentes tonos y crear un espacio reservado para cada planta? Es más, podrías hacer que la gravilla dibujase el símbolo del ying y el yang, tuviera aspecto de panda… Y en el interior, un banco, para sentarte a disfrutar de tus plantas mientras leer un libro bajo la luz tenue de una bombillita de estilo industrial. No es tan mala idea, ¿no te parece?

Un jardín de estilo Zen

¿Y por qué no tener un jardín inspirado en el estilo zen? Sería una opción interesante si eres una persona que se estresa con facilidad y precisa de un remanso de paz. El punto negativo es que necesitas de bastante espacio para hacer uno dentro de casa.

Debe ser una zona aislada, en la que poner un nivel con madera. Dentro de ese nivel habrá una zona con una arena blanquecina, y otra con algo de gravilla y césped. En estas dos zonas es donde deberías de poner las plantas. Si aparte pones una fuente, la cual no tiene que ser demasiado grande, podrás sentarte cerca del jardín para relajarte todos los días.

El patio

¿No eres mucho de usar tu patio y lo tienes desaprovechado? ¡En ese caso hazte un precioso jardín interior en tu patio!

Al igual que como te hemos comentado con el balcón, podrías poner unas plantas grandes en las esquinas para que ganen protagonismo, como unos cactus o unas pequeñas palmeras, y luego para unirlas unas plantas más bajas.

Si de casualidad el patio está cerrado, podrías convertir tu patrio en un precioso jardín privado, y abrir la claraboya cuando llueva para que se refresque. ¿Alguna idea? Pues llena todo el suelo con gravilla, de diferentes tonos. De manera desordenada, pero formando un camino, pon varias piedras para poder moverte sin pisar la gravilla.

En cada lado pon una serie de plantas y flores, que no precisen de demasiada luz ni agua, y al fondo una zona de madera, con una mesa y un par de sillas. Alrededor, colocadas en las paredes con el sistema de jardín vertical, varias plantas. ¡Ya tienes tu remanso de paz!

¿Qué te apetece ser más perfeccionista? ¿Qué tal hacer un jardín zen? Dado que es un patio, incluso podrías ponerte una escultura de buda para hacer tus ejercicios de meditación. ¡Ya verás cómo te relajas mucho!

Pequeño, pero llamativo

¿Has oído hablar de los jardines en miniatura para interior? Para los que no les tienen mucho tiempo para ocuparse de las plantas, ni cuentan con el espacio necesario para un buen jardín interior, sería tu mejor baza.

Puedes hacer un pequeño jardincito zen, incorpórale una pequeña fuente con un junco y algunas plantas pequeñitas. ¡Lo podrás poner en cualquier rincón de la casa y relajarte con el sonido del agua al caer!

Una pared del salón


Jardín interior salon

Por norma general, las paredes de un salón se reservan para poner piezas de arte, como un enorme cuadro. O algún armario suspendido, o estanterías, para poner películas, discos de música…

Pero, ¿por qué no aprovechar esa pared para poner una especie de jardín? Podrías trabajar la pared para llenarla con unas enredaderas, que no necesiten de muchos cuidados, y luego colgar diferentes tipos de plantas en unas macetas. Esta idea la habrás visto en muchos negocios. ¡Es perfecto para darle carisma a tu salón!

En el dormitorio

Aunque sería un sencillo arreglo decorativo, también te podría servir como jardín interior. Sobre el cabecero de la cama podrías poner algunas plantas colgadas de la pared, bien apoyadas en una balda o con un banco. ¡La mejor solución para introducir el verde en tu cuarto!

Las 14 mejores plantas para un jardín interior

¡Espera un momento! ¿Sabes cuáles son las plantas más adecuadas para un jardín interior? Generalmente estos jardines no tienen mucha luz, así que vas a necesitar plantas que puedan aguantar en un ambiente más “sombrío”. Estas son las mejores plantas para este tipo de jardines:

  • Hiedra: Una planta perfecta para las casas que no tengan mucha luz natural. Los ejemplares más pequeños son ideales para el cultivo y para hacer un jardín interior.
  • Costilla de Adán: La forma de sus hojas son muy curiosas, y no requiere de muchos cuidados. Para los que no tienen mucho tiempo para cuidar plantas, pero quieren un jardín interior, es una opción obligatoria.
  • Sansevieria: ¿Quizás conoces más a esta planta como la espada de San Jorge? ¿O cómo lengua de suegra? Muy resistente y se puede adaptar a cualquier espacio, ya que no es muy grande.
  • Aspidistra: Una planta perfecta para esos rincones de la casa es lo que no hay mucha luz natural, perfecta para entradas y pasillos. ¿Es estos espacios donde vas a poner tu jardín interior? ¡Entonces es perfecta!
  • Poto: Una planta muy típica durante la década de los 90, y ahora ha regresado para quedarse en los jardines interiores de las cocinas y los dormitorios. ¡Su forma hace que sea perfecta para un jardín vertical!
  • Clivia: ¿Es la primera vez que vas a tener un jardín interior? Porque si es el caso, deberías apostar por la clivia. No requiere de muchos cuidados, y es una planta perfecta para recién iniciados.
  • Ficus Benjamina: No todo iban a ser plantas pequeñas, ¿no te parece? Te recomendamos un árbol pequeño, pero perfecto para decorar cualquier esquina de la casa. ¡Apenas precisa de luz natural!
  • Aloe vera: Por un lado, la planta milagrosa y por otra la mejor amiga de los decoradores de interior. No puedes tener un jardín interior y que la aloe vera no esté en tu casa. Fácil de cuidar y cuyos tallos te vendrán muy bien por sus propiedades curativas.
  • Suculentas: ¿No tienes mucho espacio para el jardín? ¡No pasa nada! Existen una opción muy práctica: las suculentas, también conocidas como plantas crasas. Hay cerca de una media docena de variedades, lo que te dejará bastante margen para hacer combinaciones impresionantes.
  • Cactus: Que equivocado estás si te crees que el cactus necesita mucha luz. ¡Al contrario! Es una planta muy resistente que solo necesita un poco de luz. Y lo más interesante, hay docenas de especies. ¡Podrías comenzar cuidando un cactus pequeño que luego crecerá y crecerá hasta convertirse en el protagonista de tu jardín interior!
  • Mackaya bella: De tus mejores opciones para un jardín interior si estás buscando una planta con preciosas flores. Se puede poner en zonas de semi sombra, o de sombra completa. Eso sí, va a necesitar bastante agua para poder sobrevivir.
  • Plectranthus madagascariensis: Menudo nombre tiene, ¿verdad? No obstante, es perfecta para los jardines de interior porque emite un fabuloso aroma mentolado. Es perfecta para un jardín que vaya a estar en la sombra todo el día. Además, es de crecimiento rápido, por lo que muy pronto podrás tener color en tu jardín interior.
  • Begonias: ¿Qué sería de tu jardín interior sin el color de las begonias? A pesar de estar en sombra, notarás que hay mucha vitalidad en el espacio, ayudando a iluminar tu jardín por mucho que se encuentre en el rincón más oscuro de la casa. Unas plantas que crecen hasta los 40 cm de alto. ¿El problema? Que tienes que plantarlas en un suelo que sea fértil y esté bien drenado.
  • Hortensias: Terminamos nuestra recomendación con la que sería la planta de interior por excelencia; las hortensias. Crecen muy bien en la sombra, y verlas florecer en primavera es todo un gozo. Si buscabas algo que le diera algo de vida a tu jardín interior, esta es tu mejor opción.