Saltar al contenido
Prodecoracion

8 ideas para diseñar el salón perfecto para tu casa

diseñar un salon

¿Es la primera vez que vas a decorar tu propio salón? ¿O simplemente darle un lavado de cara al tuyo? Cómo diseñar un salón no es tan difícil como parece. Solo hay que saber cómo aprovechar al máximo el espacio que tienes y la forma de la habitación en la que lo vas a poner.

Te vamos a dar una serie de ideas sobre cómo diseñar un salón. Alguna de estas seguro que las puedes aplicar al tuyo.

Convierte la chimenea en el eje central

¿Tienes la suerte de contar con una chimenea en tu salón? ¡Fantástico! Eso significa que puedes convertir la chimenea en el punto de organización de tu salón.

Los muebles deben rodear a esta, en otras palabras, un salón a un lado, otro enfrente (o bien puede ser un sofá chaise longue en forma de L), dejando espacio en la parte posterior para poner algún mueble con algo de espacio de almacenaje extra.

Cuelga la televisión de la pared, justo por encima de la chimenea, y a los lados de esta también puedes poner algunos muebles con espacio de almacenaje. ¿Qué es para diseñar un salón comedor? Sigue el mismo patrón.

Ubica toda la zona del salón cerca de la chimenea, mientras que el comedor quedará tras estos. De este modo, podréis ver la televisión mientras coméis o interactuar con los invitados que tengáis.

Un diseño funcional

Lo importante es un salón no es solo que este sea cómodo, sino que además resulte funcional, sin que ningún mueble pueda suponer una molestia cuando te muebles por este. Además, debes ofrecer asientos suficientes tanto para los que viven en la casa como para los invitados.

Así pues, aparte del sofá principal, debes tener algunos asientos extras, como pueden ser un par de butacas, unos puff (los cuáles pueden quedar camuflados en el sofá) o bien algunas sillas plegables.

En medio del camino no debe haber nada que resulte una molestia para desplazarte. Si te ves obligado a tener el comedor en el salón, que este esté al fondo de la estancia, cerca de la ventana o bien al principio de esta, pero dejando un buen espacio para pasar.

Si no te importa estar cara a la pared cuando comas, y tienes un salón largo y un poco ancho, la mesa y las sillas pueden estar justo detrás de este, pero debes dejar un espacio equivalente al de dos personas para pasar bien cuando alguien se siente.

Cómodo y agradable a la vista

ideas para diseñar un salon

Aparte de lo que te hemos comentado en el anterior punto, también es importante que un salón sea cómodo y agradable. ¿Y cómo se consigue esto? Con los muebles y accesorios adecuados.

Primero de todo un buen sofá, en el que te puedas pasar horas sentado, con un par de asientos extras, que bien pueden ser butacas, sillas, puff o sillones, a tu gusto personal. En el centro de la sala, una gran alfombra, colorida y llamativa para que todo gire a su alrededor.

En la pared más grande del salón, justo enfrente, un gran mueble para el televisor, con mucho espacio de almacenaje, para poder tener expuestas tus películas, tus libros, algunos objetos decorativos… Deberías intentar que haya estantes abiertos, sobre todo en el caso de que no tengas un salón muy grande, así no parecerá que estás eclipsando tanto el salón.

En el caso de intentar diseñar un salón minimalista, puesta por un mueble de televisión bajo, colgando el televisor de la pared, y colocando a su lado unas cuantas estanterías, que pueden ser abiertas o no según tu gusto personal.

¿Es un salón largo? ¡Todo hacía el fondo!

Igual te preocupa un poco que en tu caso tienes un salón que es tipo pasillo, que, aunque no sea muy estrecho, es demasiado largo y no encuentras la forma de encajar las cosas para que sea práctico, ¿verdad?

Para este tipo de salones lo mejor es comprar un mueble de salón por módulos que sea bastante largo. La parte del televisor estará justo al fondo, al igual que el sofá. Mientras que el resto del mueble consistirá en armarios.

Para que la pared no se quede tan vacía, la parte cercana a la puerta puede contar con algún armario colgante, pero intentando que no sea demasiado grande. El sofá sencillo. Y si quieres crear ese efecto de que es una zona aparte en la habitación, puedes poner otro sofá, más pequeño, en horizontal para dejar un poco cerrado ese espacio.

En este tipo de salones es importante jugar bien con los colores. Así pues, utiliza el gris para las paredes y un color negruzco para los muebles. ¿Qué el salón no tiene mucha luz natural? Entonces apuesta por los tonos muy claros para las paredes y de un tono neutro para los muebles.

Sin paredes, ¡todo abierto!

¿Tienes un salón pequeño? ¿Una cocina diminuta? ¿Una entrada en la que apenas vas a poder poner nada? ¡Tira todas las paredes al suelo!

Los pisos de concepto abierto están a la orden del día, especialmente cuando estos son pequeños. Es cierto que el hecho de que no haya paredes quita algo de intimidad, pero ayuda a que no te sientas tan “agobiado por lo pequeño que es el espacio”.

Este tipo de técnica decorativa te viene muy bien para diseñar un salón comedor, por ejemplo, especialmente si acaba unido a la cocina. ¿Quieres algún consejo? En la cocina, ya que es abierta, puedes poner una pequeña isla y pegada a esta colocar una mesa de comedor con las sillas.

Al fondo, un sofá que sirva como punto divisor, de gran tamaño, con dos sofás en horizontal a los lados para formar un cuadrado rodeando una pequeña mesa auxiliar. Justo enfrente, el televisor con su respectivo mueble. O bien podrías utilizar la técnica que te hemos comentado de montarlo todo alrededor de la chimenea si es que tienes una.

Un concepto tipo Loft, pero con separaciones

¿Por qué tener paredes cuando las puedes tirar todas abajo y convertir tu piso en un Loft? Eso sí, vas a necesitar algún elemento que sirva como separación para que tu salón parezca un poco independiente del resto de las habitaciones, ¿no te parece?

Así pues, ¿qué podrías usar como separador para tu salón? Bien, pongamos que has decidido poner tu sofá y el resto de los asientos rodeando al mueble del televisor. Pues podrías comprar una estantería grande que pondrías justo detrás del sofá, para que sirva como elemento separador de esta parte de la casa.

Otra opción sería levantar, o dejar, un pequeño muro que establecerá el punto en el que se encuentra el salón. O, hacer como se hace con algunos dormitorios, levantar alrededor algunos paneles de cristal para que tenga esta parte algo de intimidad. La decisión acabará siendo tuya.

Una buena iluminación, es vital

diseñar el salon perfecto

Algo importante a la hora de diseñar un salón es asegurarse de que este va a tener una buena iluminación. Aunque le hayas cogido el gusto a eso de ver una película a oscuras, que sepas que eso es malo para tu salud visual, y que tarde o temprano acabarás sintiendo los efectos.

Así pues, asegúrate que tendrás buena iluminación en toda la habitación. ¿Cómo? Primero de todo, una buena lámpara en el techo, para una iluminación general de la habitación, aunque también puedes poner focos empotrados en la pared, que será mucho más barato que la otra opción.

Si es para un diseño de un salón comedor, deberías poner una lámpara independiente para cada espacio, salvo claro que la habitación sea muy pequeña. Para las habitaciones grandes, no te cortes y pon lámparas de techo que cuelguen, uno justo en la zona del salón y la otra en la zona del comedor. En cambio, si el salón es muy pequeño, nosotros te recomendamos poner focos repartidos por el techo, para iluminar cada zona según lo vayas necesitando.

Aparte, también necesitarás alguna lámpara para iluminar la estancia por la noche, porque la del techo te molestará cuando estés en el sofá. En estos casos, mejor una lámpara de pie, o si la sala es muy pequeña, una pequeña lámpara de sobremesa apoyada en una pequeña mesa auxiliar.

La importancia de elegir bien el color para el salón

A la hora de diseñar un salón no creas que el color de las paredes no va a tener importancia. Al contrario, es importante para decorar un salón escoger el color adecuado para las paredes teniendo en cuenta el estilo decorativo, la iluminación de la habitación…

Algunos colores vienen bien para los que quieran un diseño más sofisticado, como el gris perla o el color chocolate. ¿Qué quieres que tu salón parezca un poco más grande porque es pequeño? En estos casos se emplea el color blanco, un gris o un color tierra muy claro para crear ese falso efecto visual de amplitud.

Los colores tipo tierra o arena vienen muy bien para estos espacios, ya que le dan un toque relajante. Luego hay que tener en cuenta el color de los muebles, que deben hacer contraste con el de las paredes.

Arriésgate un poco eligiendo colores que destaquen un poco, no solo el blanco, negro o los colores tipo madera. Escoge colores impactantes como el amarillo o el azul, especialmente para los salones con una decoración shabby chic, vintage o náutica.

Algunos consejos a la hora de diseñar un salón

Aparte de darte todas estas ideas para el diseño de tu salón, te vamos a dar unos cuántos consejos para que este luzca todavía más espectacular. ¡Sigue leyendo!

No lo cargues demasiado con accesorios

No tiene nada de malo querer tener algunos accesorios decorativos en el salón, pero no hay que cargarlo demasiado, sobre todo cuando este no tiene un gran tamaño.

Es más, si has seguido nuestro consejo y has comprado un buen mueble para el salón, tus películas, discos de música y libros pueden ser un objeto decorativo perfecto. ¿Qué tienes el sofá pegado a una pared y no quieres que esta quede tan desnuda?

En ese caso, puedes poner un cuadro de un tamaño medio, o un cuadro que forme un tríptico, pero que el cuadro no sea tan grande como el sofá. Es más, si es sin un marco, quedará mejor que uno con un marco de gran tamaño. Pero no solo puedes poner cuadros, sino algún elemento que pegue con el estilo decorativo. Por ejemplo, en los salones náuticos es normal usar objetos decorativos que están relacionados con el mar.

Al diseñar un salón puedes incluir algún elemento que destaque

Está claro que lo primero que debes hacer a la hora de diseñar un salón es preocuparte porque sea práctico y funcional. No obstante, también puedes incluir algún elemento que destaque y sobresalga sobre el resto de elementos.

Por ejemplo, poner alguna pieza que simplemente cumpla una función decorativa, como puede ser un viejo mueble, un espejo apoyado en la pared… Algo parecido a lo que ya te comentamos con lo de poner un sillón al montar un hall pequeño.

¿No tienes el comedor en el salón? ¡Haz otra zona independiente!

Si tienes la suerte de que no tienes que montar el comedor en el salón, aprovecha el espacio que te quede libre para montar otra zona independiente.

Por ejemplo, montar cerca de la ventana una zona con un escritorio para cuando te lleves trabajo a casa, crear un pequeño espacio de lectura o una zona con una mesa y un par de sillas para desayunar o tomar el té.

También les podrías montar una pequeña zona infantil a tus hijos, y así los tendrás vigilados mientras estás en el salón. Una solución bastante práctica que te permitirá controlarlos sin preocuparte de lo que puedan estar haciendo en la habitación.

Mejor paredes lisas

Decorar un salon perfecto

Aunque el gotelé no queda mal en las paredes, es mejor que las paredes del salón sean lisas. No es porque sea una tendencia, sino porque te dan más opciones decorativas que el gotelé, como por ejemplo, el poder usar papel pintado para las paredes o poner vinilos decorativos.

Un sofá cama, ¿por qué no?

Está claro que si te estás preocupando por montar un salón de diseño, lo último que querrás es poner un sofá cama de los de tipo pinza. Sin embargo, hoy en día hay modelos de sofás en las tiendas que son muy elegantes y funcionales. Perfectos para sentarse durante el día y para dormir por la noche.

Por ejemplo, la mayoría de los sofás chaise longue son como sofás cama, dado que los asientos se pueden sacar para fuera, y en algunos casos incluso se puede bajar el respaldo. Luego están los sofás con sistema de apertura italiana, que cuentan con un colchón oculto. Según el tamaño de tu salón, deberías usar un modelo u otro.

Asientos para todos, pero no tienen porque estar a la vista

Como ya te hemos comentado en un punto más arriba, debes preocuparte porque tengas asientos no solo para los miembros de tu familia, sino también para los posibles invitados que puedan venir a tu casa cuando menos te lo esperes.

Por norma general, se suelen comprar un par de butacas para estas estas personas. Pero claro, si el salón es pequeño y el espacio es reducido, no querrás tener asientos que te vayan delimitando lo que puedas hacer con tu salón. Así que, ¿a qué puedes recurrir? Pues a asientos que estén ocultos.

Puedes gastarte un poco más comprando un sofá con puff, que estarán ocultos bajo el brazo de un sofá. Son cómodos para sentarse y te vendrán bien para apoyar los pies. Otra opción serían puff independientes, que puedas poner en una esquina bajo un mueble auxiliar.

Algunos muebles con espacio de almacenaje extra

Cuando no tienes un salón muy grande, su diseño es complicado, dado que no puedes poner muebles demasiado grandes para que el espacio no se convierta en un espacio agobiante. Así que, necesitas aprovechar otros muebles para conseguir este espacio de almacenaje extra.

Por ejemplo, comprar una mesa auxiliar elevable, para que la tabla se eleve y deje al descubierto un compartimento extra en el que poder guardar algunas cosas, como puede ser el mando del televisor o las revistas. Esto mismo lo puedes conseguir con un puff, ya que hay varios modelos que se abren y tienen un compartimento extra.

Gana espacio ganándole el balcón el salón

¿Tienes un salón que da al balcón? ¡Tienes mucha suerte porque eso significa que se lo puedes ganar al salón! A mucha gente no le gusta esta idea, pero si cierras el balcón, quitas las puertas y decoras las paredes y el suelo igual que el salón, entonces ganarás mucho espacio y tu salón será más grande. No lo descartes si necesitas espacio extra.