Saltar al contenido
Prodecoracion

25 ideas para decorar jardines pequeños

decorar jardines pequeños

No todo el mundo tiene la suerte de contar con un jardín en casa. Pero, cuando se tiene, se quiere sacarle el máximo partido, para que sea un espacio relajante y elegante, en el que querer pasar el tiempo.

El problema es cuando se tiene que decorar un jardín pequeño. Ahora bien, si conoces un poco las diferentes técnicas de paisajismo, y como sacarles provecho a los espacios reducidos, te puede quedar un espacio fabuloso. ¿Quieres que te demos algunas ideas?

Aprovecha los bordes al decorar jardines pequeños

No creas que por tener un jardín debes llenarlo todo de plantas. Al contrario, cuando es pequeño, que esté sobrecargado lo único que hará es que te sientas incómodo en él. De modo que, deberías aprovechar los bordes.

Así pues, manda las plantas principales de tu jardín a una de las esquinas. Estas pueden ocupar toda la esquina o solo un hueco, para colocar plantas en el otro lado, formando así una imagen simétrica.

¿Sabes cuál es la ventaja de esta técnica? Qué no importa las dimensiones que tenga el jardín, pues a la vista parecerá un poco más grande al no haberlo cargado tanto.

Un parterre con diferentes plantas

Un jardín decorado con un solo tipo de plantas resulta aburrido y monótono, por lo que deberías el plantearte el poner un parterre con diferentes tipos de plantas. Estas pueden ser de diferentes especies y colores.

Gracias a ello, no solo traerás algo más de color a tu jardín, sino que no parecerá tan soso. En la zona central del jardín es donde deberías de usar esta técnica, o bien bajo la ventana. No importa lo pequeño que sea, unas pocas plantas combinadas con flores crearán un precioso efecto visual.

No olvides usar la piedra


ideas para decorar jardines pequeños

¿No te parece que queda un poco soso el poner las plantas bajo los árboles y ya está? Deberías de jugártela un poco y probar con materiales como la piedra.

Si se tiene un jardín pequeño, el poner toda una zona de piedra en la que se encontrarán las plantas resulta fundamental. Además, si optas por plantas que no requieren de mucha agua, cuando llueva, la piedra evitará que entre tanta cantidad de agua en la tierra y las plantas se ahoguen.

Otra opción sería utilizar la piedra para delimitar la zona de las plantas. Puedes poner una barrera de rocas, y dejar la tierra al descubierto. Es un bonito efecto visual para jardines pequeños muy llamativo e interesante.

Usa la madera

Al igual que la piedra, es bueno incorporar un poco la madera para añadir calidez. Podrías hacer diferentes pisos de maceta con madera, ponerle un poco de gravilla, y colocar ahí las plantas.

Este material es genial para delimitar el espacio de cada planta y los diferentes niveles, y uno de los más usados en el paisajismo.

Combina los materiales

¿Qué tal combinar la madera con la piedra? Podrías hacer una zona un poco más alta con la madera, todo hecho a mano porque es bastante sencillo, y poner ahí las plantas más llamativas. Luego, haz una pequeña barrera de piedra, con forma irregular y rellénala de gravilla, colocando unas plantas que precisen de poca agua. O déjala vacía, para que solo sea una pieza decorativa más del jardín.

Jardines verticales

Una técnica empleada en los pisos para introducir el verde en decoración es montar lo que se conocen como jardines verticales. Las macetas se sitúan en un mueble que las sujeta a la pared, y quedan espectaculares.

Así pues, cuando tu jardín es pequeño y no dispones de mucho espacio, apuesta por los jardines verticales. En la base puedes mover un poco de tierra para poner unas plantas que no crezcan mucho, y en las paredes poner flores o plantas llamativas.

Con unas macetas de piedra, o usando las tácticas que existen para colgar los jardines verticales dentro de las casas, pronto verás cómo tu jardín va cogiendo algo de forma.

Escoge las plantas según las condiciones del jardín

Uno de los grandes secretos del paisajismo es saber escoger la planta adecuada según las condiciones que se den en el jardín. Piensa que una planta que necesite mucho sol se moriría si tu jardín tiene mucha sombra y viceversa.

Así pues, si tienes un jardín con mucho sol, algunas flores que te podríamos recomendar poner serían las margaritas, los geranios, los rosales, claveles, petunias, tulipanes o dalias. También podrías poner gazanias, lavanda y verbenas. Si te da por hacerte un jardín Zen, estaría bien poner bambú para decorar las macetas, o una planta de aloe vera.

Vayamos al caso contrario, que tienes un jardín con poco sol. ¿Qué tipo de plantas podrías poner en este? Pues te recomendaríamos la planta conocida como “Alegría de la casa”, que suele ser la planta que se pone en los balcones, las begonias, las gardenias, la hortensia, las azaleas o las camelias.

Un jardín en miniatura


jardines pequeños

Otra de las opciones más utilizadas en las casas es la de tener un jardín en miniatura. Esto es fácil de conseguir, porque hay plantas que no crecen mucho, como los bonsáis. Puedes poner unos pocos estantes en el jardín y distribuirlos por este.

O bien crear un pequeño espacio en un rincón del jardín para poner plantas que no ocupen demasiado espacio ni vayan a crecer mucho. Para la entrada de tu casa, si esta cuenta con jardín, también es una buena idea.

Un espacio minimalista

No hace falta que el jardín esté demasiado cargado para ser un espacio acogedor para ti y tu familia. Sobre esto, el estilo minimalista sabe mucho.

Así pues, en tu jardín pon unas pocas plantas de gran tamaño combinadas con otras pequeñas, con un recubrimiento de suelo de gravilla, con borde de piedras (o de madera), con forma irregular. Verás como algo tan sencillo aportará mucho a tu jardín.

Prueba con los cactus

Una de las plantas por excelencia a la hora de decorar un jardín, son los cactus. De estos hay docenas de tipos, y cada uno se ajusta a un tipo determinado de clima. Podrías poner un par de cactus pequeños junto con otras plantas un poco más grandes para crear contrastes.

O bien, simplemente, crear todo un jardín lleno de cactus. Cuidándolos con mucho mimo y dedicación, pronto verías como el resultado obtenido te dejaría sin palabras. Es más, no van a necesitar macetas demasiado grandes.

¿Qué tal poner un jardín bajo la escalera?

Igual no tienes un jardín exterior, pero, ¿ello te va a impedir que tengas uno interior? Hay muchos espacios en casa a los que les puedes sacar partido para esto, como por ejemplo la zona bajo las escaleras.

Poniendo un suelo de gravilla, con unas piedras un poco más gruesas para remarcar el borde, y unas pocas plantas que no requieran de mucha iluminación, ya tendrás un precioso jardín pequeño al que dedicarle un poco de tiempo cada día.

¿Y poner algo en el alféizar de la ventana?

En las ciudades está prohibido poner plantas en el alféizar de la ventana, pero, ¿en una casa particular? ¡Puedes poner lo que quieras!

Podrías trabajar un poco la tierra bajo la ventana, para poner unas pequeñas plantas en esta zona, y luego, en la zona del alféizar otras con un poco más de color, como unas flores. Ahora, si tu ventana llega casi hasta el suelo, entonces pon unas plantas altas en las esquinas, y que las que haya bajo el alféizar sean más pequeñas.

Una entrada Zen a tu casa


jardines pequeños

¿Tienes un pequeño jardín antes de entrar en tu casa? ¿Y no has pensado en convertirlo en un pequeño espacio Zen para que cuando llegues a casa te cambie el ánimo? Está demostrado que los espacios decorados al estilo Zen afectan mucho al estado de ánimo.

Recubre todo el suelo con gravilla y piedras de diferentes tamaños, haciendo un camino con losas de piedra, dejando un espacio entre cada una, y a los costados diversas plantas, en base a la cantidad de luz que tenga tu entrada.

Con un espacio tan bonito al llegar a casa, no importará lo cansado que estés, ya verás cómo te cambiará un poco el humor.

Un espacio zen en el jardín

En occidente tenemos mucho que aprender de oriente, porque los espacios zen en los jardines son lo más relajante que uno pueda tener.

Si recubres una zona del jardín con bambú, pones una fuente de tamaño medio, un poco de gravilla en el suelo, y algunas plantas de oriente, estamos seguros que te encantará sacar una silla para sentarte cerca y escuchar el sonido del agua caer.

Otra cosa que podrías hacer sería la de poner una fuente con un junco. Este se llenará con el agua que cae y luego hará un agradable golpe al dejarla caer al siguiente nivel de la fuente.

Podrías crear un espacio de estilo rústico

Si te gusta mucho el estilo de decoración rústico, este también lo puedes aplicar al jardín. No haría falta mucho espacio, solo poner un puñado de piedras de gran tamaño apiladas, a modo de maceta, rellenar la zona con tierra y gravilla, poner unas plantas llamativas y listo.

Para una entrada, si esta es ancha, también viene muy bien. Lo malo es que las piedras deben ser grandes y es posible que el camino quede un poco estrecho.

Sé un poco original

¿Sabes lo que en lo que consiste el upcycling desing? Consiste en reutilizar algunos objetos para un fin diferente para el que fueron concedidos en un principio. Es algo muy utilizado en el mundo del paisajismo, y que ha dado a lugar a un montón de jardines hechos con materiales reutilizados.

Así, un cáliz te puede servir como macetero, una lata de aluminio la puedes abrir para que cumpla el mismo fin, usar botellas de plástico para hacer un jardín en la pared o una vieja cañería para poner la iluminación en este espacio.

Con algo de color

No te limites a un solo color cuando estés montando el jardín. Ya sea con las plantas o con la gravilla, busca darle algo de vida a tu jardín con gravillas de diferentes tonos para cada zona y con plantas de diferentes especies y tonos.

Un jardín pequeño que comience en el suelo y suba por la pared

Esto es algo parecido a lo que es un jardín de pared. Solo que el jardín comienza desde el suelo. Para montarlos, generalmente se utilizan macetas de piedra, que van subiendo de manera escalonada e irregular por la pared. Una táctica sencilla y muy eficaz a la hora de decorar jardines pequeños estrechos.

Pon un pequeño estanque

jardines pequeños con estanque.

Aparte de cuidar plantas, ¿también te gusta cuidar de peces? En ese caso podrías poner un pequeño estanque, pues no es necesario que sea enorme, con unos pocos peces, y su alrededor unas cuantas plantas.

Alimentar a los peces y luego cuidar de las plantas podría convertirse en una agradable experiencia diaria, que te servirá para relajarte. Si no tienes otros animales, es una bonita tarea, ¿no te parece?

Te ayudará a remarcar tu territorio

No todos los jardines están separados por vallas y muros. Muchas veces, uno no sabe dónde termina su jardín y comienza el del vecino. Un modo práctico de marcar tu territorio, es a través de las plantas. Así que, por muy pequeño que sea, crea un pequeño muro de plantas, para dejar claro que ahí es donde comienza tu zona.

Crea un espacio en el que relajarte

¿Es que solo vas a salir al jardín cuando tengas que regar las plantas? Está claro que no, pues un jardín es también un espacio al que salir para tomar el sol, leer o disfrutar de una agradable velada con los amigos.

De modo que deberías crear una pequeña zona de descanso, con una mesa circular. Bajo esta, puedes poner un suelo de madera. Además, a esa zona se puede llegar atravesando un precioso camino de losas de piedra natural.

Podrías poner una pequeña sombrilla para los días de mucho sol o una pérgola a tu gusto. O, si tu jardín es muy pequeño, pon la mesa y las sillas cerca de las plantas, para disfrutar del aroma de estas.

La iluminación artificial

Aunque es bueno disfrutar de la luz natural, por las noches también querrás disfrutar de tu jardín. Es más, en las noches de verano no hay mejor lugar en el que estar para refrescarse. Así que, ¿qué tipo de iluminación deberías poner?

Dependerá como sea tu jardín. Si tiene un muro grande, podrías poner cables sobre los que colgar pequeñas bombillitas, para crear un ambiente agradable. Si no es el caso, pon una luz en la puerta del jardín y luego un par de farolillos distribuidos por la pared para iluminar todo el exterior.

Otra opción sería poner pequeñas lámparas en el suelo, que sean solares, y así por la noche crearán una preciosa luz para generar un ambiente agradable y que puedas disfrutar de una agradable velada en familia o con los amigos.

También podrías poner algunas pequeñas luces en el estanque, si es que tienes uno, o en la fuente que pongas en tu jardín. Claro que, esto solo hazlo en el caso de que no vayas a tener peces.

Un camino floral

jardin pequeño


¿Cuántas veces habrás visto en las películas que hay preciosos caminos de flores que llevan hasta un mundo mágico? ¿Y no has pensado que eso lo podrías tener en tu jardín? En lugar de poner plantas por el suelo, podrías poner arcos llenos de flores, que siguiéndolo te lleven a una zona de descanso en tu jardín.

Si el jardín es bastante ancho, aunque no muy largo, sí que podrías poner plantas a los lados del camino, y asi sentirte como una princesa de cuento. Eso sí, requiere de mucho cuidado y mantenimiento, así que tenlo en cuenta a la hora de ponerlo.

Formas imposibles en el jardín

Es otra de las prácticas habituales en el paisajismo, combinar el césped con piedra para crear una forma imposible, como pueden ser los famosos círculos en los cultivos de la década de los 70-80 en estados unidos.

De hecho, podrías comenzar un camino con césped hasta la zona de relax, con los bordes con piedras, y luego estas formar una preciosa imagen de un caracol. Justo encima podrías poner la mesa para disfrutar de un desayuno al aire libre cada mañana.

Mesa en el centro y plantas alrededor


decorar un jardin pequeño

¿Tienes un jardín pequeño y rectangular? En ese caso está claro lo que tienes que hacer: poner una mesa en el centro de jardín, fabricada en madera, con unos bancos. El suelo también puede contar con láminas de madera. Justo encima, una pérgola para evitar que moleste el sol durante el verano.

En las paredes, plantas que cuelguen y que llenen el suelo, de diferentes tonos y colores, como las camelias y las gitanillas. ¡Solo con esto ya conseguirás un auténtico jardín de lujo por muy pequeño que sea!