Saltar al contenido
Prodecoracion

15 opciones para tener mesa en la cocina

cocinas con mesa

¿A quién no le gustaría tener una mesa en la cocina para comer en ella? Ahorras espacio creando un espacio de comedor en esta, dejando así libre el salón. Pero, claro, a veces es un problema que quede bien.

Y lo más importante, ¿y la de problemas que hay para encajar una mesa en la cocina? Sobre todo, cuando esta es pequeña. Pero, sin importar lo grande o pequeña que sea tu cocina, te vamos a dar una serie de ideas para que tengas una mesa en ella.

Una mesa abatible oculta

Esto te lo hemos comentado en más de una ocasión en los diferentes estilos decorativos de cocina. ¿Por qué no poner una mesa abatible que permanezca oculta? Colocada en la pared de enfrente de la encimera, cuando esté cerrada contarás con una pequeña superficie sobre la que poner algunos objetos.

¿Qué la necesitas abierta? Bastará con hacer un pequeño movimiento, poner las patas y listo, ya tienes lista tu mesa de comedor. Una solución perfecta para las cocinas pequeñas o de tamaño medio que son algo estrechas pero alargadas.

Una mesa plegable

No es una solución muy práctica, pero si vives solo o en pareja, ¿por qué no tener una mesa plegable para la cocina? La puedes tener guardada en cualquier esquina y abrirla cuando vayáis a comer o la necesites para preparar los alimentos.

Algo rudimentario, pero si acabas de comenzar a vivir en la casa, o no tienes mucho presupuesto para otro tipo de mesa, va a ser la solución perfecta para ti. No la descartes.

Mesa invisible

cocina con mesa invisible

Lo que te vamos a comentar a continuación como idea para tener una mesa en la cocina sí que se podría considerar una auténtica mesa invisible.

Consiste en tener una mesa oculta entre los muebles de la cocina, bien en la encimera o en la isla, como prefieras. La mesa consistirá en una tabla que se extraerá y luego se plegará una pata para darle firmeza.

Algo parecido a lo que es una mesa abatible, solo que en este caso no te ocupará espacio porque permanecerá escondida en todo momento. Una idea muy práctica en las cocinas que son pequeñas o en las cocinas grandes con islas para cuando no sois muchos en casa.

Diseño semi circular

Cuando uno piensa en poner una mesa, siempre le viene a la cabeza una mesa cuadrada. ¿Es obligatorio que sean con esa forma? Claro que no, las mesas pueden ser circulares o, lo que mejor te va a venir si tienes una cocina mediana o pequeña, una mesa semi circular.

Con ese diseño, la mesa queda perfectamente integrada en un lado de la estancia, pegada al lado posterior de la isla o a un pequeño muro que hayas puesto en la encimera. Además, la puedes poner del mismo tamaño que la zona en la que vaya a estar, para que quede mejor. Eso sí, igual las sillas tienen que ser un poco altas.

Una mesa circular

Vámonos de lo semi a lo circular. Las mesas circulares tienen la ventaja de que no suelen ser muy grandes, por lo que para cocinas con espacio reducido son perfectas, sobre todo las que tengan una pata de columna.

Ahora bien, si el espacio es muy reducido, compra una mesa circular con alas, para que los costados se puedan plegar o abrir según tus necesidades personales.

Pegada a la isla

cocina con mesa pegada a la isla

¿Tienes una cocina de concepto abierto y te gustaría que hubiera una mesa en ella? Aprovecha la ubicación de la isla para poner una mesa pegada a ella, pero un poco más baja.

Esta pequeña idea consiste en darle un poco de linealidad al conjunto, comprando una mesa de un estilo parecido o con un toque más elegante. Por ejemplo, una mesa con tapa de cristal o con unas sillas de diferentes estilos para introducir la decoración ecléctica.

Un pequeño espacio bajo la ventana

¿Tienes una cocina que es estrecha pero alargada? Solo habrá un lugar perfecto para poner la mesa, y será justo debajo de la ventana.

En estos casos es mejor aprovechar la estrechez en tu beneficio, y montar una especie de espacio parecido al que encontrarías en un bar-restaurante con unos asientos tipo sillón, y una mesa cuadrada con una pata en el centro. Solo habrá espacio para dos, o tres si añades otra silla, pero será perfecto.

Una esquina de la cocina

Para las cocinas de tamaño medio, o que son un poco más grandes, en lugar de poner una mesa que vaya a robarle espacio a la estancia, lo mejor es poner una mesa en una esquina.

Hay varias opciones, como la de poner un banco con forma de L y la mesa justo enfrente, o bien ponerla justo debajo de la ventana (como te hemos comentado en el punto anterior), solo que un poco más grande.

Si es una cocina de gran tamaño, sería aconsejable levantar un pequeño muro para que la zona de la mesa tenga un poco de independencia e intimidad con respecto al resto de los elementos de la cocina.

Una mesa estrecha y alta

Esta no es una idea que gusta a todo el mundo, pero si sois pocos en la familia, y no tenéis una cocina demasiado grande, es la mejor a la que podéis recurrir.

Se trata de comprar una mesa que sea estrecha y alta, quizás de unos 40-50 cm de anchura, pero muy larga. Acompañada de unos taburetes, será como estar sentada en la barra de un bar. El lugar perfecto para desayunar o comer cuando estás solo.

Y como la mesa es estrecha, por muy pequeña que sea tu cocina no vas a notar que le estés quitando espacio.

Convierte la mesa en la protagonista

cocina grande con mesa

Por norma general se intenta que la mesa no destaque demasiado con respecto al resto de los elementos de la cocina. Pero, si te sobra el espacio, ¿por qué limitar su protagonismo?

Puedes convertir la mesa de la cocina en el eje central de la decoración, teniendo esta un gran tamaño para recibir de 8 a 12 invitados, pudiendo ser plegable. Si eres de hacer muchas comidas familiares, ¡no te cortes y que tenga un gran tamaño!

Con una superficie similar a la de la encimera

¿Sabes que hay formas de engañar al ojo humano para que no te parezca que la mesa te está quitando espacio en la cocina? Esta técnica que te vamos a explicar es muy utilizada en las cocinas pequeñas.

Consiste en elegir una superficie para la tabla de la mesa similar al de la encimera. Si esta es de granito, que la mesa tenga la tabla de granito, si es de piedra, pues de piedra. Y si es de mármol, pues de mármol. De este modo, a la vista parecerá que la mesa es un complemento más de los muebles de la cocina en lugar de ser uno independiente.

Colócalas en paralelo, pero dejando espacio para moverte

Esta es una idea que consiste en enfrentar la cocina con lo que será la mesa de la zona del comedor, y únicamente se puede hacer en las cocinas que sean un poco anchas y largas.

La zona de la mesa del comedor quedará al fondo, mientras que la parte de la cocina estará en la otra punta. De este modo, hay espacio suficiente para moverse sin chocarse con los muebles ni sentir una sensación de “agobio”. Práctico, ¿no te parece?

Convierte la mesa en el punto divisorio de tu cocina

cocina salon con mesa

¿Tienes una cocina de concepto abierto que está unida al salón? Perfecto, puesto que puedes poner la mesa entre ambas zonas para establecer el punto de inicio y fin de cada zona.

Es más, puedes comprar una mesa de cocina más grande en estos casos, e incluso poner una isla con una pequeña mesa de cocina oculta para comer todos juntos. Práctico, ¿no te parece?

Otra solución es, en el caso de que ambos espacios estén unidos, pero no sean muy grandes, colocar la mesa del comedor justo detrás del sofá. Esto servirá como punto de apoyo al sofá, y no se irá yendo para atrás cada vez que os sentéis, al mismo tiempo que os permitirá hacer vida social viendo la televisión.

Una mesa de estilo rústico

Al escoger una mesa para la cocina hay que escoger una que sea indicada. Pero, dejando de lado el estilo con el que has decorado esta estancia, siempre hay un tipo de mesa que va a quedar bien; la mesa rústica.

Una mesa rústica es elegante, tiene carácter y ayuda a transmitir un aire rupestre y desahogado a la cocina. No importa que tan grande sea, deberías apostar por esta opción.

Con una mesa de cristal consigues algo de carácter

¿La mesa va a ser pequeña? ¿Grande? No importa, otro estilo de mesa que debería captar tu atención son las mesas de cristal.

Sus diseños son sofisticados, modernos y, sobre todo, tienen mucha fuerza estéticamente hablando. Además, hay diseños muy pequeños, que encajarán a la perfección en tu cocina, sin importar el tamaño de esta.