Saltar al contenido
Prodecoracion

22 ideas para pintar el dormitorio en dos colores

pintar el dormitorio en dos colores

Últimamente se han puesto de moda las habitaciones de matrimonio pintadas en dos colores. ¿El motivo? Para romper un poco con la monotonía. No solo se puede introducir un segundo color en una habitación a través de los muebles, sino también pintando la pared de dos colores bien diferentes.

Por norma general, al pintar una habitación en dos colores un color se convierte en el primario y otro en el secundario. Pero, ¿qué colores quedan bien entre sí? ¡Lee nuestras ideas para pintar una habitación con dos colores!

Blanco con negro

Utilicemos un clásico: pintar la habitación en blanco y negro. Algo perfecto cuando la habitación tiene una iluminación natural media. Pinta la pared del cabecero en negro, mientras que las otras estarán pintadas en blanco.

Ahora bien, si el dormitorio tiene mucha luz natural, hazlo al revés: pinta en un color negro, pero que no sea totalmente negro, y la pared del cabecero en blanco. ¡Le dará un toque moderno y contemporáneo! También puedes pintar mitad y mitad, en horizontal, si lo deseas.

Rosa con marrón

Si escoges un color marrón muy suave, este puedes combinarlo sin problemas con un color rosa que sea bastante sencillo. ¿Cuál debería ser el primario? Pues si la decoración es chic, el rosa será el que cubra tres de las paredes. En cambio, si vintage, moderna o contemporánea, mejor el marrón.

Si te quieres arriesgar un poco más, puedes pintar la mitad inferior de la pared en un color marrón muy suave, y la otra mitad en color rosa. Separa los colores con una cenefa, ¡y te quedará un dormitorio muy encantador!

Blanco con marrón


dormitorio en dos colores

Lo bueno del blanco es que combina con todo, así que también lo puedes mezclar con el marrón, si quieres. En este caso, te recomendamos pintar mitad y mitad. La mitad de las paredes en blanco (las que estén más alejadas de la ventana, y las más cercanas en marrón. O pintar mitad y mitad en horizontal, para introducir ambos colores por toda la habitación.

Para aquellos que quieran una decoración moderna, árabe, contemporánea o vintage, esta combinación de colores será fantástica para un dormitorio de matrimonio.

Amarillo con beige

¿Te gustaría introducir un color un poco llamativo como el amarillo? Se puede hacer sin problemas. El amarillo lo usarás para pintar la pared del cabecero de la cama, mientras que el beige servirá para pintar el resto de las paredes. ¡Ya verás lo bien que te quedará!

Dos tonos de azul

En lugar de gastarte el dinero en dos tonos totalmente diferentes, ¿por qué no buscar un único color, pero con un poco de diferencia? Por ejemplo, el color azul. El azul es bastante utilizado en los dormitorios, ya que ayuda a transmitir paz y relajación.

Así pues, pinta la pared del cabecero en un azul claro, mientras que el resto las pintas en un azul más oscuro. O, al contrario, si la habitación no tiene mucha luz natural, la del cabecero en oscuro y el resto en un tono más claro.

Blanco con un azul morado

¿Quieres arriesgarte un poco para experimentar cuál sería la mejor combinación a la hora de pintar tu dormitorio? ¡Un blanco que vista la mayoría de las paredes de tu cuarto, a excepción de la del cabecero, que estará pintada con un tono azul morado! ¡Te quedará de lujo!

Beige con morado

¿No te parece una combinación muy adecuada? ¡Eso es porque todavía no la has visto en acción! Lo bueno del color beige es que, al pintar tres de las paredes del cuarto, contrarresta la fuerza que tiene el color morado, consiguiendo una combinación perfecta para dormitorios con un ligero toque chic.

Blanco con verde menta


ideas pintar dormitorio

Sigamos apostando por unas combinaciones algo arriesgadas, ¡pero que quedarán de lujo! Un color blanco para vestir la mayor parte de las paredes, con un tono verde menta. ¡Aporta frescura e introduce un poco la naturaleza en tu dormitorio!

Otra apuesta sería la de pintar mitad y mitad. El verde menta puede cubrir la mitad inferior ye l blanco la superior. ¡Ideal para habitaciones que no tienen mucha luz natural!

Rosa suave con azul cielo

¿Lo que quieres es pintar un dormitorio infantil o juvenil? ¡Tenemos la combinación perfecta para ti: el rosa suave con el azul cielo! Si es para un chico, convierte el azul cielo en el color primario, y deja el rosa suave solo para una pared.

¿Qué es para una chica? El rosa se convertirá en el tono que llene la mayoría de las paredes. ¿Qué compartirán cuarto? Pues dos paredes pintadas en color rosa y otras dos en azul cielo. ¡Una combinación que nunca falla!

Verde oscuro con beige

Volvemos a recomendarte el uso de un verde, un tono que aporta mucho frescor a los dormitorios. Solo que vamos a cambiar un poco la tonalidad por una más oscura. Esta te servirá para pintar la pared principal del cuarto, mientras que la otra la usaremos para el resto, creando un choque de tonos que casarán muy bien y aportarán armonía al dormitorio.

Rojo burdeos y gris rosado

¿Te interesan dos colores que hagan muy buena pareja? ¡Pues ya tienes la combinación perfecta: el rojo burdeos y el gris rosado! Según la iluminación de la habitación, puedes usar uno u otro como el color primario.

¿Qué es un cuarto con mucha luz natural? El rojo burdeos como primario y el gris rosado como el secundario. ¿Con poca? Pues al revés. O siempre puedes pintar la mitad de la pared en rojo burdeos y la otra mitad en gris rosado. ¡Quedará de lujo!

Verde con tonos tierra

¿Te gusta mucho la naturaleza y te gustaría introducirla de alguna forma en tu dormitorio? ¡¿Qué mejor forma hay de hacerlo con una estupenda combinación de colores? El verde y los tonos tierra son dos tonos que casan muy bien, así que podrías usarlo para pintar las paredes de tu habitación.

La mitad inferior de la pared en un verde suave, mientras que el resto en un tono tierra más fuerte. O, viceversa, un tono tierra claro en la parte del zócalo y la parte superior en un verde muy oscuro.

Azul oscuro con blanco


pintar dormitorio principal

¿No te gusta mucho eso de que todas las paredes sean en color blanco? ¡Siempre hay alguna opción interesante en la combinación de colores! En esta ocasión, el blanco para tres de las paredes y un azul oscuro para la zona del cabecero.

¿Qué si se podrían pintar la mitad de la pared de un tono y la otra de otro? Por supuesto, pero tendrás que poner alguna cenefa adhesiva y que la pared esté totalmente lisa para que quede bien la combinación.

Gris y marrón

¿Sabías que estos dos colores son un tipo muy sereno y que ayuda a calmar la mente y el espíritu? Además, de ser elegantes y perfectos para un dormitorio de corte moderno. Si tu pared es lisa, pinta en gris tres de las paredes y en un marrón fuerte la zona del cabecero.

O, si este tiene mucha luz natural, busca un tono de marrón un poco claro para tres de las paredes y un gris un poco más oscuro para la pared del cabecero. También puedes pintar mitad y mitad si quieres. ¡Pegan muy bien!

Gris y lavanda

¿Buscas una forma sutil para pintar las paredes de tu dormitorio? ¿Qué tal utilizar un gris oscuro para la pared de la cama y el resto pintarlas en un tono lavanda suave?

Es una combinación que aporta frescor, elegante y glamour. ¡Una combinación estupenda para un dormitorio de matrimonio moderno, pero con un ligero toque clásico!

Malva grisáceo con gris

¿Qué tal introducir dos colores totalmente diferentes pero que parezcan idénticos? Pinta la zona del cabecero de la cama con un malva grisáceo y el resto de las paredes en gris. A tus ojos, parecerán dos tonos totalmente iguales, pero son totalmente distintos. ¡Es una combinación perfecta para pintar el dormitorio con dos colores sin meter la pata!

Morado con blanco

Si buscas fotos de habitaciones pintadas en dos colores, ya verás cómo esta es una combinación que se utiliza mucho. El morado oscuro cubriendo la pared del cabecero y el blanco vistiendo el resto de las paredes. ¡Es una combinación explosiva que no falla nunca! ¿Por qué no la pruebas?

Azul marino con beige

¿Una decoración náutica? ¿O simplemente te gustaría introducir de alguna forma el color azul marino? Una de las tantas opciones que tienes sería la de pintar con azul marino la pared principal del dormitorio, esta es, la de la cama.

Por otra parte, el resto de las paredes las pintarás en un tono beige. Contrarrestará la fuerza del tono oscuro del azul, aprovechando así al máximo la iluminación natural que haya en la habitación.

Negro con gris

ideas pintar dormitorio principal



Esta una combinación bastante arriesgada, y que, si no se sabe usar bien, estropeará un poco la decoración y armonía de tu dormitorio. Pero, si se utiliza bien, se convertirá en un espacio elegante, con mucha fuerza y carácter.

Pinta la pared principal en color negro, dejando las otras para un tono gris que se vaya volviendo más claro según se va alejando del color negro. ¡Una combinación que nunca falla!

Gris con azul menta

Dos tonos de color que no son demasiado oscuros, y por eso mismo sirven para aprovechar al máximo la luz natural de una habitación. El gris será el color más utilizado, cubriendo tres de las paredes, mientras que el azul menta solo cubrirá una. Ahora bien, si escoges un tono azul menta muy claro, y el gris un poco más oscuro, puedes hacerlo al revés sin ningún problema.

Coral con azul

Puede que a simple vista sean unos colores que chocan un poco, ¿no te parece? Pero, pintando la mitad de una pared de un color coral y la otra de un azul claro, quedan muy bien. O convierte un color en el protagonista, como puede ser el coral, y el resto de las paredes en un tono azulado un poco claro, para que case bien con el otro.

Blanco hueso con tierra

¿Qué tal una combinación un poco más explosiva? Pinta las paredes del dormitorio en un color blanco hueso, un poco fuerte, para que contrarresten la fuerza del color tierra oscuro que uses en el cabecero. ¡Será una combinación que no te defraudará!

Cosas a tener en cuenta a la hora de pintar una habitación en dos colores

Te hemos dados una lista bastante considerable de diferentes opciones para pintar tu cuarto en dos colores, ¿verdad? Pero, aparte, te vamos a dar una serie de consejos para que no te equivoques, en el caso de que quieras ir un poco por libre.

Combina dos colores con el mismo tono, pero de distinta intensidad

Esta es una opción interesante, y quizás la mejor, para las habitaciones que no son muy grandes, o si buscas una combinación que no desentone demasiado. Al pintar en dos colores la pared, busca dos colores que sean de la misma gama, por ejemplo, el azul cielo con el azul marino.

Pinta la habitación con dos colores distintos

Como habrás podido comprobar en el listado que te hemos dado, se pueden combinar dos colores que son totalmente diferentes entre sí, como puede ser un rojo suave con un gris fuerte.

Quizás la mejor opción sería la de pintar las paredes en blanco y luego un color más fuerte para la zona del cabecero. Si no te quieres equivocar en la combinación, ¡es tu mejor baza!

Divide la pared en dos


ideas para pintar el dormitorio en dos colores

Como te hemos comentado a lo largo de todo el artículo, siempre existe la opción de dividir la pared en dos, y así introducir ambos colores por toda la habitación. Pero estos dos colores deben quedar bien entre sí, como un verde con un marrón o un color tipo tierra o el blanco con el negro.

Ten en cuenta el tamaño de la habitación

A la hora de pintar un dormitorio con dos colores, se debe tener en cuenta el tamaño de esta. Si es una habitación pequeña, la intensidad del color debe ser muy clara. En cambio, si es una habitación grande, un poco más oscura.

Lo mismo vale para la iluminación. Si hay mucha luz, los colores tendrán un tono más oscuro, en cambio, si es muy oscura, tendrán que tener un tono más claro, para quedar bien.